Como ya les dijo mi querida Lu el lunes, estamos de vuelta con las pilas recargadas después de la temporada de fiestas.

El año pasado justamente Lu escribió un post sobre el champú en seco y sus opciones favoritas. Ya les he contado en varias ocasiones que desde hace ya unos años llevo teñido el cabello por lo que intento espaciar los lavados, cuando vivía es España lavaba mi pelo un día si y uno no.

Ahora intento lavarlo cada tercer día pero el último siempre mi pelo es un completo desastre. Así que la idea del champú en seco me cayó del cielo, aquí en México encontré el Clean Freak de la marca Not your mother’s que es un aerosol pero no me gusto nada, no sé si es que no se aplicarlo correctamente pero me deja el pelo apelmazado y blanco. Eso me hizo olvidar la idea del champú seco por un tiempo porque no encontré más opciones.

Hasta que hace no mucho vi que alguien en instagram usaba No Drought el champú en seco de la marca Lush, marca que por cierto amo con todo mi corazón, porque además de tener productos maravillosos, naturales y amigables con la naturaleza me recuerda a mis años maravillosos en Madrid. Entonces decidí ir a buscarlo para darle una oportunidad.

A diferencia de Clean Freak, el champú de Lush es un polvo, muy fácil de aplicar y con un olor a cítricos delicioso, puedes aplicarlo directamente en la raíz del cabello o ponerlo en tus manos y dar un masaje por toda la cabeza, yo siento que haciéndolo de la segunda manera queda mucho mejor. Después hay que cepillarlo y listo, el cabello queda fresco y listo para aguantar un día más sin pasar por el agua.

Así que como primera recomendación del 2018 y si andan en busca de un champú en seco, yo creo que No Drought de Lush es una maravillosa opción. Yo compré el envase pequeño porque primero quería probar que tal me iba, pero se utiliza tan poco que creo que es el tamaño ideal.

¡Feliz ombligo de semana!

La imagen es mía

Share